Reportaje: Fiesta de Lanzamiento Halo 3: ODST

September 26, 2009 in #columnas, #event, #uv, Destacados, Especiales | Tags: URL corta: http://uv.vg/pqqh

Como ya es clásico desde que llegaron a México, los chicos de la división de videojuegos de la marca Xbox de Microsoft, organizaron una fiesta de (casi) fin de año, en esta ocasión para celebrar el lanzamiento de Halo 3: ODST. En realidad ya no queda mucho más de que hablar acerca del juego; aquí en Última Vida ya lo revisamos, además de poner una mini guía para que puedas tener de buena mano toda la información relacionada con el juego. Pero entonces, ¿Que pasó en la fiesta?

jimmylimon

Jaime Limón, gerente de producto de Xbox en México, presentando su más reciente lanzamiento. Foto cortesía de Joselyn Correa.

Última Vida estuvo ahí este 21 de septiembre en la fiesta de lanzamiento de Halo 3: ODST en nuestro país, donde Jaime Limón, encargado de la parte de producto de Xbox para nuestro país, además de agradecer la asistencia de los invitados, platicó brevemente del juego; aunque la gente lo que quería era jugar.

Acompañados de una buena bebida y de una buena plática entre los colegas de la competencia (que aunque no lo crean eso es más común de lo que parece), nos dispusimos a jugar un poco previos momentos a que iniciara la venta del juego oficialmente (aunque algunas tiendas por ahí ya lo vendían extemporáneamente).

Con buena música, chicas que no necesariamente tenían que ser edecanes para uno poderse dar cuenta de que eran muy guapas, un cocktelito que ofreció unas mini hamburguesas y mini hotdogs, el ambiente fue el que le dio forma a la fiesta. Los nuevos chicos de relaciones públicas de Microsoft estuvieron súper ajetreados atendiendo a los visitantes que llegaban y empezando a conocer a todos y cada uno de los integrantes del medio… un cambio muy radical para bien en este aspecto. En fin, podríamos pasar horas platicando todo lo que se vivió alrededor de la fiesta y que no tiene realmente que ver con el juego, pero el simple hecho de ver las paredes y las mesas tatuadas (literalmente) con la insignia de los ODST, en verdad fue un buen detalle que te hacía sentir parte del juego.

Y así como comenzó, el evento murió a las pocas horas después, la gente poco a poco empezaba a dar y recibir abrazos de despedida, alguno que otro se enojó porque ya no le quisieron servir “la última” (que era denominada así desde 2 copas antes)… pero vaya, el ambiente comenzó a sentirse nostálgico, abandonado, triste porque sabías que tenías que partir pero en realidad no querías hacerlo. A menos que… recordaras que al día siguiente debías levantarte temprano para ser de los primero en jugar Halo 3 ODST. Al final de eso se trata, ¿no?

Leave a reply

You must be logged in to post a comment.